País Uróboros

Uróboros

Uróboros

De acuerdo a la madre de todas las enciclopedias uróboros “…es un símbolo que muestra a un animal serpentiforme, engullendo su propia cola, conformando con su cuerpo una forma circular.” Agrega también que “…simboliza el esfuerzo eterno, la lucha eterna, o el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo.”

¿A qué viene todo esto? Pues nada, este país que se devora a sí mismo me llevó a ‘googlear’ precisamente eso y bueno, encontré el título de este post.

Debo recalcar que la indignación me trajo hasta aquí, la tragedia de #CasinoRoyale en Monterrey sumada a todas las que se han venido sumando en el panorama nacional demandaron una pausa para disertar sobre la grave situación que se vive en México. ¿Por qué me vino a la mente el concepto de “devorarse a sí mismo”? Porque es la imagen que cruza por mi cabeza al tratar de comprender lo que realmente está pasando. Como es de esperarse, los inmediatos pronunciamientos sobre este reciente hecho se han dado en Twitter bajo el HT de #CasinoRoyale. La diversidad de señalamientos, interpretaciones, expresiones de repudio, cuestionamientos, acusaciones, etc. ilustran y enriquecen el ambiente que últimamente ha recobrado fuerza en este país, el de polarización.

Naturalmente poco queda para la reflexión y el que de plano ni eso le interesa navega con bandera de pendejo. Para ayudarme a realizar esta reflexión quiero hacer un breve listado de los actores que de manera directa o indirecta intervienen en esta terrible muestra representativa que es el suceso en este Casino:

  • Las autoridades: Ok, si estos establecimientos operan fuera de la ley es gracias a la complicidad o ineptutud de las autoridades responsables de regular el funcionamiento de estos establecimientos. Para estos momentos el alcalde de Monterrey le echa la bolita a una juez y esta a su vez se la regresa, esta bolita no es más que definir quién consintió la operación del casino y quién otorgó un amparo para permitirle seguir operando. No se ponen de acuerdo por que saben que van a salir movidos en la foto.
  • Los clientes: Sí, miserable señalarlos pero necesario. Cuántos de nosotros consentimos que los lugares a los que asistimos tengan incumplimientos en materia de seguridad, de permisos, de higiene, de calidad en el servicio… vaya, si estos negocios subsisten es también gracias a la demanda, no me quiero hacer el loco ignorando que hay posibilidades de otros “financiamientos” pero definitivamente cuando el consumidor no es selectivo con los establecimientos que visita, está pasando por alto el riesgo que puede surgir de cualquier lugar.
  • Los criminales: Es inútil tratar de entender qué lleva a un ser humano a realizar un acto de tal barbarie. Inhumanos seguramente. Criminales inhumanos que ven en todos los elementos anteriores el caldo de cultivo ideal para realizar estos actos deplorables. Sí, es precisamente lo que quizás debemos entender, que estos criminales se forman en los huecos que se van dejando, en las omisiones, en la impunidad… que al final son esa cabeza del uróboros que engulle lo que vamos dejando atrás.

Todos somos o estamos representados en este listado, al menos en esta fatal muestra representativa que es el ataque al Casino Royale. En Twitter leo reclamos por la irresponsabilidad de Felipe Calderón al conducirnos a esta guerra sin cuartel, leo a quienes piden no culpar a nadie y responsabilizarse actuando de manera conjunta, leo a los pesimistas y a quienes buscan politizar estas tragedias para arrear agua para su molino, los leo… pero regresando a este país de uróboros me doy cuenta que todos somos cola aspirando ser cabeza, sin darnos cuenta nos vamos engullendo al tolerar autoridades que son criminales y a criminales que se autoproclaman como autoridades.

Por increíble que parezca hay soluciones para terminar con este círculo de impunidad, lamentablemente como país nos hace falta la madurez y la soberanía para tomar decisiones trascendentales. Y mientras tanto, la cabeza avanza… cada vez más rápido.

Imagen encontrada aquí para posteriormente aplicarle el ‘photoshopazo’

No te puedes perder...

Twitter It!