Ay ay ay ay…

Hugo Sanchez

 

Seguramente has visto o leído ya mucho del tema pero aún así es inevitable unirse a la ola de opiniones respecto a la eliminación del equipo sub-23 que tenía la misión de obtener un boleto para representar a México en las olimpiadas de Beijing 2008. Que si es un fracaso, que si es culpa de Hugo, que si son los jugadores, que los directivos, en fin, buscando a quien responsabilizar de esta eliminación. Se nos olvida que como en toda competición a veces se gana a veces se pierde, y lo más importante, se nos olvida que las olimpiadas no son un mundial de fútbol. Este linchamiento mediático sobredimensiona una eliminación que a mi parecer es irrelevante tomando en cuenta que las competiciones donde se debe mostrar un mejor nivel futbolístico van más allá de una competición olímpica. Si tenemos posibilidades de acceder a competiciones como la copa de oro, la copa américa y el mundial de fútbol no veo la razón del porqué pretender que unas olimpiadas son el mejor escaparate para conseguir buenos resultados. Ojalá que esa misma cobertura tuvieran las demás disciplinas deportivas pero no voy a pecar de ingenuidad, bien sé que impera el interés económico ante el deportivo. Me parece que esta sobre valorada eliminación también responde al sobre valorado nivel que tiene esta selección mexicana. Muchos acusan el hecho de que en México tenemos una infraestructura muy por encima de la que tienen los países de la zona en materia de fútbol. Hablan de salarios, de experiencia en primera división, de los logros que han conseguido algunos jugadores en el plano internacional como si eso ganara los partidos antes de siquiera jugarlos. Me queda claro que lo que hace falta es complementarlo con la ilusión de participar en unos juegos olímpicos, para estos jugadores unos juegos olímpicos son algo similar a cualquier otra competición porque su carrera profesional los ha acostumbrado a prepararse y afrontar competición tras competición olvidando la trascendencia que puede tener una y otra. No ven su eliminación como una oportunidad (única) perdida, si acaso lo que les puede llegar a preocupar más es la imagen que quedará de ellos después de esa eliminación, el qué dirán y ya está, que el próximo domingo hay que jugar contra chivas, recibir a boca ó ir a Brasil a enfrentarse al Santos. No tengo duda de que el nivel de México en materia de fútbol profesional está muy por encima de muchas confederaciones de CONCACAF, pero me parece que deberíamos plantearnos si es conveniente que jugadores profesionales sean lo que nos representen en este tipo de competiciones, creo que una olimpiada podría ser mucho más motivo para jugadores que no se encuentran en circuitos profesionales o al menos que no estén participando en las dos divisiones principales del torneo de fútbol mexicano, jugadores con ganas de sobresalir y sobretodo con ganas de conseguir lo que tal vez podría ser la máxima competición a la que pudieran acceder en su vida deportiva. Al menos me atrevo a asegurarles que no darían un espectáculo tan vergonzoso como el que jugadores profesionales dieron ante Haití, en fin, al final de cuentas a veces se gana, a veces se pierde.

No te puedes perder...

Twitter It!