Totalmente… emo

Emo

No voy a pecar de ingenuo, este asunto de los emos no es más que una cortina de humo para distraer la atención de temas más relevantes para el país, entre muchos otros la necedad por entregar los recursos naturales de la nación a empresas extranjeras o el cínico extranjero que siendo servidor público benefició a sus empresas favoreciendolas con contratos mediante procesos de adjudicación directa. De la noche a la mañana (literalmente) los emos se han convertido en el tema central de muchas discusiones (y posts incluidos, chale), se discute acerca de la tolerancia, de su ideología, de su manera de vestir, de su razón de ser, caray todo un estudio antropológico en cadena nacional. Al final estoy de acuerdo con la controversia expuesta en la wikipedia en la cual se expone lo siguiente:

“…se ha considerado que la tendencia emo no pueden ser considerada como una tribu urbana. El hecho de que su ideología no aporte ninguna propuesta social ni política los excluye de ser considerados como una tribu urbana y solo los transforma en una expresión de la mercadotecnia….”

Nunca mejor dicho, los emos son “copy-paste”, y cómo dijo mi madre “todos somos emocionales, los emos son emocionales por consiguiente todos somos emos”, ni pedo así de cruda es esta vida.

Espero que también los grandes emporios de la industria de la radio y la televisión otorguen espacios de expresión a grupos que igualmente tienen que exponer sus razones y que también son atacados, como por ejemplo el movimiento nacional en defensa del petroleo, no me vayan a hacer creer que sólo otorgan espacio a grupos inofensivos y vanos, pues qué ingenuidá oiga asté.

Imagen original antes de fotochopiar tomada de… aquí.

No te puedes perder...

Twitter It!