Aumentar 2% al IVA, ¿más impuestos? ¿por qué no?

carstens-what

Ante el creciente rechazo de empresarios, organizaciones sindicales y legisladores hacia la propuesta emitida por el Secretario de Economía de aumentar un 2% al IVA ( actualmente tasado en un 15%), el gobierno federal pretende lograr la aceptación social mediante un discurso bastante peculiar. Al presidente del empleo no le ha quedado otra que promover esta iniciativa con el argumento de que los recursos adicionales que se obtendrían por este aumento serán destinados para continuar con lo que llama “el combate a la pobreza y la ayuda a los más necesitados”, argumento bastante populista para quien señalaba y criticaba este tipo de propuestas.

La realidad es que con este aumento se busca cubrir el hueco que en las arcas del estado han dejado tanto la crisis económica-financiera como también el decrecimiento en la demanda de bienes y servicios producto del desempleo, influenzas, alzas de precios, entre otros. En pocas palabras no les alcanza para el gasto y es el pueblo el que para variar tiene que pagar los platos rotos.

El rechazo del sector empresarial seguramente está fundamentado en la compleja situación económica y en el impacto que podría tener este aumento en la demanda de los bienes y servicios que oferta, así como en el aumento en los insumos que les permiten operar. Los legisladores por su parte no querrán asumir el costo político que podría representar aprobar esta iniciativa o al menos por el momento no darán paso sin garrote, y ni qué decir de las organziaciones sindicales que básicamente al son que les toquen bailan. Como plan B (si podemos denominarlo así) pedir la solidaridad de los contribuyentes no resulta ser una estrategia tan descabellada, incluso con el argumento de ayudar a los que menos tienen, que ya por si misma resulta como una campaña que busca despertar la compasión de los mexicanos, al más puro estilo teletón. Sin embargo olvidan algo, la confianza y credibilidad que actualmente los mexicanos tenemos respecto a la claridad y transparencia del uso de los recursos públicos en bien de la sociedad.

Es de todos conocidos la corrupción e impunidad que impera en este país y muy a pesar de que sean parte de nuestra cultura (y de otras más) es bastante claro quienes son los expertos en la materia, si estimados lectores, nos referimos a muchos de nuestros representantes populares y funcionarios públicos.

La situación en este caso no es si los ingresos que el gobierno federal obtiene por concepto de IVA son suficientes o insuficientes, la situación es si el gobierno federal en conjunto con los gobiernos estatales pueden garantizar la aplicación de la totalidad de estos recursos en obras y actividades que beneficien a los mexicanos. Desafortunadamente para ellos el ciudadano más común que corriente es el que percibe la realidad que nada tiene que ver con el bombardeo de spots televisivos, radiofónicos incluidas las inserciones en medios impresos. No es un asunto de buenos deseos, es un asunto de realidades y en México la cruda realidad es que los impuestos son practiacmente desplifarrados, las instituciones no son eficientes con los recursos públicos, no saben hacer más con menos, lo único que saben es hacer menos con más y quieren más todavía, lo más preocupante es que dicen no tener un plan B para este tema, oidos sordos a otras propuestas que atentan contra el status quo de las minorías rapaces.

Imagen tomada de aquí para posteriormente ser fotochopiada.

No te puedes perder...

Twitter It!