El regreso a clases

Regreso a clases

Podríamos colocarlo a la altura del día de reyes, el catorce de febrero, el diez de mayo, el quince de septiembre, la cena de navidad y la de año nuevo. Cumple los requisitos, compras de pánico y caos vial. Para el primer caso seguramente habrá algunos precavidos, pero seamos realistas, en vacaciones de verano no se piensa en comprar libretas, lápices, cuadernos etc. Además al ver las enormes listas de útiles escolares pocas ganas dan de ir y gastarse una fortuna. La solución es ir a comprar toda la lista cuando lo amerite, es decir el último fin de semana antes del regreso a clases. Las papelerías, librerías y tiendas departamentales se ven inundadas por centenares de padres de familia buscando los zapatos, las calcetas, la lonchera, la mochila, el zacapuntas, el estuches de lapiceros… porque ah si, todo nuevo para el regreso a clases o al menos es lo que te dictan las oportunas campañas promocionales entre las cuales hay de quienes te prestan efectivo para salir del apuro. El objetivo está cumplido, tu hijo ya tiene varios kilos de papel y otras curiosidades para cargar durante el año escolar, sin duda deberíamos figurar entre los mejores halterofilistas a nivel mundial. El gran negocio del regreso a la escuela.

Una vez resuelto el tema de las compras habrá que prepararse para enfrentar una nueva aventura, ir a dejar al chamaco ó chamaca a su primer día de escuela, huelga decir que para empezar es un rollo despertarlos temprano una vez que durante el verano los horarios se fueron al diablo. Por más que te quieras preparar la noche anterior dejando los útiles listos, los uniformes preparados, los niños bañados y hasta desayunados hay cientos de familias que no piensan como tú. El resultado, caos vial. Miles de automovilistas de prisa, a las carreras, en doble, triple fila, queriendo entrar casi al salón con el auto. Tan sólo en la ciudad de México el dieciocho de julio pasado hubo más de trecientas infracciones. La peor parte toca a los que ni la debemos ni la tememos, es insufrible el tráfico por la mañana y por la tarde que causan las escuelas.

Sin embargo todo se normaliza, es decir, el caos sigue, pero nos acostumbramos, como buenos mexicanos.

Imagen tomada de aqui para posteriormente se fotochopiada.

No te puedes perder...

Twitter It!