EnREDados

enredados

Como anteriormente lo he aclarado, no es mi intención llevar el estandarte respecto a temas relacionados con redes sociales, hay muchas eminencias en la Internet que pueden hablar sobre este tema y con experiencia de sobra en el uso de las mismas. Aclaro esto porque son las redes sociales y su uso durante las campañas electorales los temas que me animan a redactar este breve post. De manera personal no había sido testigo del intenso uso de estas redes para hacer campañas, quizás en las elecciones federales de 2009 por algunos contactos en Facebook llegué a visitar algún perfil de candidatos a diputados sin embargo era evidente que su uso no estaba sujeto más que a la adulación de quienes estaban agregados como amigos y prácticamente la participación activa de estos era escueta. Del uso de twitter ni hablo porque realmente retomé el uso de mi cuenta para finales de ese año, es decir me pasó de noche. Sin embargo ya entonados en el uso activo de mi cuenta tanto de Facebook como de Twitter se dejaron venir las elecciones de 2010 para definir algunas gobernaturas, alcaldías y diputaciones locales en dos tres estados de la República. De manera concreta hablaré de lo que me tocó vivir en Puebla y que empezó cuando se estaba cocinando la candidatura del representante del PRI para la gobernatura del estado. De repente y aprendiendo los tejes y manejes del Twitter, me di cuenta de que estaba siendo seguido por personajes como Enrique Doger y Javier López Zavala, en ese entonces las cartas fuertes para ser candidatos. Como todo novato en la onda del microblog del pájaro devolví el follow para saber de qué iban estos sujetos. Tiempo después fui agregado por Rafael Moreno Valle y fue a partir de este momento cuando empecé a entender que el rollo de seguirlos implicaba ver sus actualizaciones y “disfrutar” de sus choros politiqueros. En principio me di cuenta de que era una estrategia adecuada para acercarse a la ciudadanía pero cuando me di cuenta de que ni pelaban los “replys” y practicamente sus cuentas eran administradas por algún encargado de estos temas que evidentemente evitaba polémicas y “retuiteaba” únicamente los halagos, fue cuando entendí que la estrategia era lejana a caer en polémica o discusión alguna. Tampoco me quitó el sueño, finalmente quien creyera, simpatizara o adulara sus rollos, muy en su derecho. Huelga mencionar que López Zavala llevó el uso de las redes sociales a niveles exagerados puesto que mediente un sitio uno podía acceder a sus diferentes cuentas de redes sociales que iban desde Hi5, myspace, flickr y bueno ustedes hagan la cuenta. Una vez cercano el día de las elecciones empezó a ocurrir un par de fenómenos dignos de mencionar, oleadas de followers que coincidentemente tuiteaban a favor de “x” o “y” candidato, y la aparición de cuantas anónimas encargadas de iniciar campañas de descrédito. Para el primer caso, patético en si, me encontré con que varios seguidores del estado de Veracruz la mayoría hablando maravillas de Javier Duarte se dejaron venir en estampida como seguidores de mi cuenta. Para el segundo caso, cuentas anónimas incluso difrazadas de medios digitales que constantemente denostaban a Rafael Moreno Valle con argumentos homofóbicos y amarillistas. Mención especial merece que el 4 de julio día de las elecciones, para el caso de Puebla, fueron clonadas cuentas y páginas de medios como @e-consulta y @poblanerias para difundir información falsa respecto a eventos que mostraban al candidato de Compromiso por Puebla (PAN,PRD, CONVERGENCIA, PANAL) en desventaja. Para no seguir agobiando con más palabras al respetable quiero concluir haciendo la siguiente observación casi reflexión, en el sentido de que hay quienes nos toman a los usuarios de estas redes como incapaces de contrastar y evidenciar las prácticas que los políticos hacen de las mismas. Algunos personajes se ven oportunistas en el uso de estas redes pretendiendo que de esta manera obtendrán la simpatía de los usuarios. Nada más alejado de la realidad, detrás de cualquier cuenta de proveedores de este servicio, debe estar la persona, debe mantenerse constantemente presente participando, dialogando y debatiendo de manera constructiva con sus seguidores o al menos crearse la costumbre de mantener informados a sus seguidores de sus actividades, en el entendido de que lo que buscan es vitrina. Evidentemente, para un usuario con muchos seguidores, hasta cierto punto es complejo responder cada uno de sus comentarios, sin embargo es necesario hacer una selección de algunos con los que se pueda establecer comunicación y de esta manera vaya permeando hacia toda la red de usuarios. Hay muchos ejemplos de personajes “politiqueros” que se mantienen activos y participativos especialmente en Twitter, estos son precisamente los ejemplos de cómo llevar una estrategia de comunicación en las redes sociales y las formas son muy variadas. Rumbo a 2012 la presencia y participación de estos personajes en las redes sociales será crucial, importante además será comprobar como poco a poco los usuarios maduran y aprenden a contrastar y verificar la información que de algún momento a otro empieza a circular, razón de peso para que quienes luzcan oportunistas y traten de confundir se anden con pies de plomo, podrían salir bastante enredados.

No te puedes perder...

Twitter It!