El nuevo orden…


Rockefeller

Rockefeller

Antes de cualquier cosa amables lectores, les invito a leer la siguiente frase citada en este texto escrito por el maese Fidel Castro:

‘Algo debe reemplazar a los gobiernos, y el poder privado, me parece la entidad adecuada para hacerlo’ D. Rockefeller

Esta frase sin duda provocará que algunos se froten las manos mientras a otros más se nos erize el pellejo (fans de #viernesguarro omitan sus comentarios). Sin enredarnos mucho, lo que supone la sentencia es que los gobiernos se han vuelto ineficientes e ineficaces y que es la iniciativa privada la que en el papel se podría considerar como el relevo para la administración de los paises, en pocas palabras, la instauración de la “empresa país”.

En el caso específico de México es evidente que el poder privado, con los ojos puestos en las paraestatales y ayudados de campañas mediáticas de desprestigio así como un constante sabotaje interno de estas empresas, pretende lograr que la opinión pública vea con buenos ojos su intervención. Quienes sufrimos las consecuencias del pésimo servicio que se llega a obtener por parte de empresas públicas somos precisamente los que demandamos cambios radicales muchas veces sin considerar las consecuencias. El caso de Luz y Fuerza es un ejemplo de esto, sindicatos infiltrados,  líderes corruptos, recursos humanos satanizados y un gobierno pasivo que tolera y permite cualquier práctica que logre empeorar la percepción que tienen los usuarios de la empresa. Los medios masivos en manos del poder privado simplemente se encargan de convencer a las audiencias de la necesidad de mandar a la calle a trabajadores con el argumento de una reestructuración que sin duda apunta hacia una anhelada privatización.

Hasta este momento hablamos de empresas y quizás suene lógica la intervención de quienes estén mejor capacitados para su administración aún si pertenecen al sector privado. Que su consideración sea producto de acciones tendenciosas por parte de los gobiernos merece ser expuesto con más detalle, sin embargo este post se pregunta ¿qué hay de la adminsitración de los gobiernos?

Plantear el reemplazo de los gobiernos para la intervención del poder privado es a todas luces polémico y de algún modo… ya sucede. Titular este post como el nuevo orden es precisamente la reflexión sobre la paulatina transformación en la manera de administrar este país. Para empezar es  evidente que la clase política podría ser rebautizada como clase gerencial. Quienes se suponía deberían tomar las decisiones trascendentales en este país se han convertido meramente en recpetores y ejecutores de órdenes. Y es precisamente el poder privado (los “no elegidos” definidos así por Noam Chomsky) el encargado de poner las reglas del juego.

En pocas palabras lejos de responder a las demandas de los ciudadanos, los gobiernos atienden prioritariamente las necesidades de las empresas. Es ahí donde se gestan los proyectos de las naciones y en este caso, de México. Las grandes empresas condicionan a los gobiernos en la lógica de constantes amenazas del retiro de capitales que suponen poner en riesgo la estabilidad económica de todo un país. El negocio es redondo, el estado decide siempre con miras a beneficiar al sector privado, en muchos casos realizando inversiones. Casos sobran, como la reciente ganga hecha a Televisa por el uso de la red de fibra óptica realizada con dinero de los contribuyentes. El músculo mediático en manos de los particulares de igual modo es el encargado de satanizar a la clase política cuando se actúa en contra de intereses e incluso engañan simulando ser los gestores de las iniciativas de este país como en el caso de Iniciativa México, reality show que trata de evidenciar la carente proactividad del estado.

Lo peligroso del asunto viene cuando hablamos de la administración que los gobiernos hacen de la seguridad pública, la salud, los recursos naturales… e imaginamos esto en manos del poder privado. Vaya escenario se nos plantea. ¿Las empresas van trabajar en función de las necesidades de una población? ¿Lograrán ser imparciales? ¿Serán mexicanas? Ya hasta me ganó la risa, el nuevo orden se gesta poco a poco ante nuestros ojos y estamos siendo educados por la televisión para sumirlo como algo inevitable. Privatizar el gobierno… ¿cómo ven?

Imagen tomada de aquí para posteriormente ser fotoshopeada

No te puedes perder...

Twitter It!