Insurgencia

Insurgencia

La definición dice:

adj. y com. Sublevación, insurrección, (rebeldía)

Obama ya salió a contradecir lo que Hillary Clinton declaró respecto a que los cárteles mexicanos se están convirtiendo en movimientos insurgentes. Lejos de preocuparse por deslindar al narco de estos movimientos o refutar la comparación con la Colombia de hace 20 años que hizo la Secretaria de Estado, lo que posiblemente atragantó a dos ó tres gargantas fue sacar a colación un concepto a todas luces inconveniente tomando en cuenta la delicada situación que se vive actualmente en el país y sumado a las próximas fechas conmemorativas del bicentenario.

La historia reciente de este país está escrita por dos movimientos que si bien tienen sus diferencias coinciden en que su origen radica en la insurgencia. Ambos eventos derivaron de climas de inestabilidad económica y desigualdad social producto de un favoritismo hacia ciertos grupos minoritarios privilegiados y beneficiados por encima del colectivo. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. En posts anteriores hemos hablado de la posibilidad de que ciertos cárteles o grupos del crimen organizado terminen por convertirse en satisfactores de la necesidad de justicia imperante en este país. Casos como el de la Resistencia en Michoacán son un ejemplo, si consideramos que en fechas recientes se han dedicado a castigar a secuestradores, rateros, etc. dejando en claro que su organización no va a permitir la actuación de grupos criminales que atenten contra la ciudadanía.

Sin embargo más allá de estos, cada vez más poderosos grupos, se encuentra la insurgencia de los de a pie, de quienes en diversos frentes están padeciendo las decisiones de un gobierno innoperante, que pareciera ir en contra de los derechos de las personas anteponiendo los intereses de grupos minoritarios. Esta insurgencia es de quienes se resisten a continuar soportando un gobierno del que su legitimidad pende de un hilo y que ha convertido el argumento de una guerra contra el crimen, en el perfecto distractor de lo que realmente aqueja a este país.

La insurgencia cívica sin duda es preocupante, aún más si se consideran los nuevos espacios y foros en los cuáles se exponen las carencias del actual gobierno y de igual modo facilitan el contraste e intercambio de información surgida de medios tradicionales ahora bajo la lupa. La insurgencia que preocupa es aquella que se pueda detonar en las urnas, en las plazas, en las familias, en espacios de opinión. Hasta la clase política ha olvidado que más allá del clientelismo y los acarreos existe un sentido común entre los ciudadanos que exige igualdad, justicia, estabilidad y perspectivas claras respecto al futuro de este país.

Que los gringos detecten posibilidades de movimientos insurgentes no es casual, han sido cercanos testigos de la historia de este país y deben contar con información concreta que les anima a hacer estas polémicas declaraciones. La historia está por escribirse, el panorama para este país no está del todo claro y pareciera que quienes toman decisiones trascendentales para México gustan de golpetear constantemente la colmena confiados en que sus mecanismos de control mantendrán al pueblo amedrentado y pasivo… la pregunta es ¿hasta cuándo?

Imagen tomada de aquí

Twitter It!