En el fondo…

Elba Esther Gordillo

Elba Esther Gordillo

Estimado lector, si es usted de los que consideran que la detención de Elba Esther Gordillo es un acto de simulación para enaltecer la figura de Enrique Peña Nieto, si es usted de aquellos quienes aseguran que el hueco que dejará en el SNTE será ocupado por algún otro personaje con el mismo largo de uñas, si ve en su detención un mensaje de parte del Gobierno Federal para privatizar gradualmente la educación pública y el escenario ideal para reforzar el planteamiento mediático sobre la privatización de petroleos mexicanos, si usted es de esas personas, permítame decirle una cosa: le entendemos. En este país uno debe tener esta y otras reservas, pero, ¿a poco en el fondo no le da mucho pinche gusto?

Es cierto que la líder vitalicia de uno de los sindicatos más numerosos y poderosos de latinoamérica tendrá que recurrir a todos los elementos para probar su inocencia, como cierto es que sin necesidad de una acusación formal como la de esta noche, era del dominio público su siniestro actuar utilizando el capital político que representa el sindicato de maestros para extorsionar y chantajear incluso al Estado Mexicano. Opulencia, impunidad, corrupción, nepotismo, ¿qué más agregar a una persona dueña de un partido político y de propiedades millonarias en México y el mundo? Quizás soberbia… su más grande pecado.

Más allá de todas las especulaciones que puedan surgir sobre esta detención, no podemos olvidar cómo dió la espalda al partido político de sus orígenes, el PRI, en las elecciones federales de 2006. Cómo dicen algunos, ahí sacó boleto. Su pleito con Roberto Madrazo, aquellas llamadas invitando a gobernadores para inclinar su cuota de voto duro a favor de Acción Nacional. Naturalmente el PAN supo pagar con creces y huelga mencionar que una traición no se olvida. Ahora sólo nos queda esperar para conocer el desenlace de este nuevo capítulo para la historia política de México, y no olvidar remarcar que más allá de los intereses detrás de esta detención, las cúpulas del poder saben que tratándose de dar pan y circo a la ciudadanía, algunas veces se requiere el sacrificio de las vacas sagradas.

Imagen obtenida de aquí para su posterior “photoshopeo”

Twitter It!