México…

Supe de ti desde muy pequeño, empezabas a dibujarte en mis sentidos, con tus colores, tus cantos, tus aromas, tus sabores, tus texturas, tus leyendas. Después vinieron las lecciones de escuela y con ellas la historia, los héroes, caudillos, la independencia, la revoluciòn, clases de civismo, juramentos, himnos. Te cantaba cada lunes por la mañana, seguí tu bandera cientos de veces mientras dabas la vuelta a la plaza. Por momentos era tal la rutina que cada lunes sentía adularte más que venerarte, pero ya ves, alguna razón tendría todo eso. Cuando me liberé de esa monotonía empecé a ser idealista, empecé a conocer la historia que no me contaron en los salones de clase, los 2 de octubre, los años 71, el sometimiento religioso. Te veía de un modo distinto, después de fraudes electorales, asesinatos, crisis económicas, líderes eternos, eterna corrupción, empecé a darme cuenta de que conocerte más era enfrentar mis miedos. Te supe secuestrado por por mucho tiempo. Anhelaba liberarte, insistí en idealizarte, la libertad, la paz, la justicia. Vinieron los falsos profetas con su promesa de cambio, la esperanza para muchos, para mi la incertidumbre. Al final fuiste traicionado, una vez más. Simplemente cambiaste de manos para ser saqueado de una manera más profesional, más especializada, más fresa. En tu oportunidad te arrebataron el triunfo. Te humillaron, se burlaron de ti. Eres simplemente carroña para los buitres. Estás desorientado, herido. Te has convertido en desesperanza, ahora te da igual matar inocentes, te importa una chingada si lo haces en tu fiesta. Vives enajenado. Eres el trofeo de quienes presumen y se ufanan de ser tus servidores. Eres el desamparo de muchos, la prostituta de los empresarios, la cueva de lo ladrones. Tienes tu virrey y tu espurio, tu verdugo y tu droga. Tu apatía, tu rencor. Cesaste las oportunidades, las posibilidades. ¿Qué ha pasado contigo? Contesta moribundo, despierta, camina, qué carajo pasa contigo, porque sigues permitiendo esta humillación, no te has dado cuenta, estamos aqui por ti, sin ningún interés de por medio, ¿es que te has acostumbrado a los bandidos? No temas México, somos más de lo que crees, te vamos a sacar de este pinche hoyo en el que te han metido.

(Carta desesperada a una esperanza casi perdida)

Imagen tomada de aqui para posteriormente ser fotochopiada.

No te puedes perder...

Twitter It!